diumenge, 30 de novembre de 2008

Un palafrugellense ilustre, Fray Mauro Ametller

Article publicat al diari de La Vanguardia el dimars 24 de març de 1896.


En uno de los libros de bautismos archivados en la parroquial iglesia de San Martín de Palafrugell, hallará el curioso que lo visite una partida de inscripción que traducida del catalán al castellano dice: «A los diez del mes de Agosto del año de mil setecientos cuarenta y nueve en las fuentes bautismales de la Iglesia Parroquial de San Martin del castillo de Palafrugell, Obispado de Gerona, yo José Plana Prebere y Delmero primero de dicha Iglesia he bautizado á Francisco, Salvador, José, nacido el día seis del indicado mes y año, hijo legítimo y natural de Miguel Ametller. maestro de gramática de La Bisbal—habitante su muger en Palajrugell—y de María Ametller y Paguina consorte. Fueron padrinos don José de Ciurana, habitante en La Bisbal, y Agata esposa de Francisco Planas y Pi de Torroella de Montgri».
¿Quién hubiera dicho? ¿Quién hubiera adivinado entonces de los que llevaron al recien nacido, para darle el sello del cristianismo con las aguas bautismales, bajo las esbeltas bóvedss de aquella glesia edificada un día por mandato de nuestros reyes, y más tarde propiedad del prior de la iglesia de Santa Ana de Barcelona, como sucesora de los Templarios en el dominio de aquella entonces Universidad, castillo ó cabeza de baylia. Formábanla los pueblos de Llofriu y Montrás, contando (año 1400) l7 hogares el primero, 56 el segundo y 77 Palafrugell—que aquel niño sería cuando hombre orgullo y gloria de aquella villa, hoy rica, industriosa y floreciente, que sólo por casualidad le prestaba cuna bajo la techumbre de su hermoso y azulado cielo?
Contaría catorce años Francisco cuando ingresaba en el monasterio de Montserrat, donde le enviaron sus padres atendiendo á las aficiones musicales que en el joven preveían.
Ocupando puesto distinguido por su aplicación y talento, pasó algunos años en la escolanía de aquel Monasterio, querido y estimado por discípulos y maestros, hasta que, llamado por sus padres, abandonó, bien a pesar suyo, aquellas agrestes montañas para dedicarse sólo al cuidado de su familia, á cuyo lado siguió el estudio de la Gramática latina, cupiendo á los autores de sus días la gran satisfacción de verle vestir el hábito sacerdotal en tempranísima edad.
Las nuevas obligaciones que le imponía el cargo de ministro del Señor, no fueron óbice para que abandonara sus primeras aficiones, siguió sus estudios musicales, estudió y estudió con decisión y ahinco y pronto, muy pronto fueron sus conocimientos conocidos nombrándosele maestro de capilla en Figueras y luego chantre en la Catedral de Tarragona, cargos que tuvo que abandonar, por algún tiempo, para dar el último adiós á sus enfermizos padres que fallecieron recibiendo no solamente los auxilios de la santa religión católica, sí que la bendición del hijo sacerdote; bendición que para padres creyentes como lo eran los de Ametller es, sin duda alguna, la más grande y sublime de todas las bendiciones.
Muertos sus padres, sin aquellos seres á quienes tanto quería, desligado ya délos únicos lazos que podían atarle, retenerle y apartarle algo de sus aficiones artísticas y vocaciones humanas, resolvió el afligido sacerdote ingresar en calidad de monge en el Monasterio de Montserrat, lo que efectuó el catorce del mes de Octubre del año de mil setecientos ochenta y seis, á sus cuarenta años de edad, tomando el nombre que con él debía pasar á la posteridad, el de Padre Fray Mauro Ametller.
Poco tardó el nuevo monge en ser nombrado cantor mayor, causando gran satisfacción dicho nombramiento, no solamente á la comunidad, si que también á cuantas personas visitaban aquel venerando monasterio, ya que el Padre Ametller, con su magnífica voz de tenor bajete ó barítono, su grande inteligencia y maestría en la música y en el canto llano, fue tal el realce que dio á las funciones sagradas con su nuevo método, manera ó giro dado al canto; corrigiendo y arreglando el antiguo, que resultaba la admiración de todos, puesto que jamás se habían oído con la perfección, ajuste, afinación, aplomo y majestad con que se efectuaban entonces las referidas funciones de iglesia.
Compuso la Salve solemne que se canta todos los años después de completas; introdujo un modo nuevo de cantar la Pasión; puso en música el Pange Lingua y Vexilla Regis á cuatro voces; la adoración de la Santa Cruz del Viernes Santo, con orquesta y dos coros; los Pasos del Domingo de Ramos y Viernes Santo, y otras muchas que se guardan en Montserrat.
Ametller, como la mayoría de los artistas, no se concretó en un punto determinado, no se contentó con ser un gran músico, un gran compositor, se dedicó á la maquinaria y fue inventor de importantísimas máquinas hidráulicas; construyó un instrumento de tecla que se extendía en forma de vela de navío—y que le valió en 22 de enero de 1817 se le nombrara de la Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona,—de sonido gratísimo, titulándolo Velocordio, recibiendo por dicho invento la pensión de cinco reales diarios, concedidos por el Rey Carlos IV en persona cuando visitó Montserrat el año mil ochocientos dos.
El diez y nueve de enero de 1803 dio cuenta á la Real Academia de un nuevo aparato que había construido para la elevación de aguas; trece años más tarde presentaba á la misma Academia de Ciencias Naturales otra invención de máquina para sacar las arenas del puerto.
Era Ametller literato, escribió no poco y bien, su Oración gratulatoria leida el 30 de abril de 1817 ante la Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona; la memoria sobre su invento el velocordio que leyó en la misma Academia el 5 de noviembre de 1817; descripción de una sembradera, por él mismo inventada y que vio á luz en las Memorias de Agricultura de la Real Junta de Cataluña, y tantos otros trabajos, son demostración de la estima y consideración en que se le debe tener como á literato.
Jamás desperdició el sabio monje una hora; aquellas que tenía de reposo las dedicaba al estudio de la naturaleza; era su celda un verdadero museo, dice Orsini, de bellezas, en plantas é insectos que á fuerza de imponderable trabajo y de una constancia de largos años había él mismo disecado, buscado y recogido en la montaña, recordando aquellos ilustres solitarios que, sepultados en sus bosques y abstraídos del comercio humano, conservaron á la Europa, en medio de los siglos bárbaros, el precioso germen de los conocimientos literarios que ha fecundado en nuestros días.
La celda habitada por el ilustre palafrullense era un rincón de preciosidades, museo que visitaban cuantas personas acudían á rendir tributo de fe y homenaje á la devota Virgen patrona de nuestra tierra, mereciendo de cuantas tenían la dicha de verla y admirarla, grandes y merecidos elogios, como se los tributaron los Reyes Carlos IV, su esposa María Luisa, infantes y demás personas de la real familia, que en número de nueve visitaron la venerada Virgen en 1802, queriendo tocara en su presencia el fraile su velocordio; hízo también que se sentase doña María Luisa en una hermosa silla recubierta toda de riquísimas, hermosas y variadas mariposas, cogidas todas en los más escarpados picos del santuario.
Como otras de no menor estimación, desaparecieron de Montserrat aquellas preciosidades con el incendio y destrucción de aquel templo llevado á cabo por las hordas del coloso de Francia el año de mil ochocientos once.
Veinte años llevaba el Padre Ametller de monje de Montserrat cuando se trasladó, para descansar de sus fatigas, al monasterio de San Benito de Bages.
Allí y en sus últimos días traducía y de mano maestra, del castellano a! catalán, la renombrada obra de San Alfonso María de Ligorio, titulada Glorias á María.
Contaba Fray Mauro Ametller ochenta y cuatro años, cuando falleció después de haber alcanzado con sus virtudes, méritos y saber, no sólo un nombre que la historia debía legar á la posteridad, si que sobrados y suficientes para recibir allá en la patria de los justos y bienaventurados las recompensas que el Eterno Padre reserva á sus dignos hijos y estos treinta y tres, víctima de una corta enfermedad, folleció en el Monasterio de San Benito de Bages, el Padre Fray Mauro Ametller.
¿Qué Dios le tenga en su santa Gloria?

MIGUEL TORROELLA.
Fitó y marzo de 1896.

diumenge, 16 de novembre de 2008

Cal Cardenal

Cal Cardenal és una casa situada al carrer del Progrés, un edifici semblant a les altres cases unifamiliars noucentistes de la vila que es construirán seguint un estil neoclàssic popular. A la tarja metal·lica que hi ha sobre el portal figura la data de construcció de 1858. Cal Cardenal és el motiu que tingueren els propietaris originals de la casa.

Donant al carrer del Progrés, nom que data de l’any 1868-69, anteriorment era conegut pel nom de Principe de Asturias, mostra la seva millor cara, una façana de simetria vertical longitudinalment dividida en tres crugíes i verticalment en el mateix nombre de plantes. Com que desconeixem qui era el seu primer propietàri i tampoc no tenim cap rastre de qui fou el mestre d’obres, no fos cas que en la distribució haguès volgut representar-se quelcom de simbòlic, no ens podem estar de relatar que novament trobem el nombre tres en les obertures que hi ha l’exterior a cada una de les plantes.
En conjunt, les formes de l’edifici transmeten una sensació de sobrietat, de casa bona temperada, d’ostentació contenida, de haber estat feta per una persona instruida en el liberalisme i el progrés.

Per a les formes geomètriques s’han utilitzat cercles i rectangles. Sobre l’eix de simetria s’ha emprat tres vegades el cercle. En primer lloc sobre el pla vertical de la planta baixa per traçar l’arc de mig punt al portal d’accés ocupat per una tarja metal·lica, i a les dues plantes superiors per donar forma semicircular als balconets.

Les lloses dels balcons es recolzen sobre dues mènsules corinties, que a nivell del primer pis estan tombades per disimular les diferencies d’alçada entre les plantes i no invadir l’espai dels guardapols de les grans finestres inferiors.

Sota els dos balcons centrals es troba la raó que el fa singular, el motiu que caracteritza l’edifici i el fa únic. Es tracta de les figures d’una dona i un home, fets de terra-cuita en alt relleu. La dama, d’aspecte Jove, està situada sota el balcó de la primera planta, mostra només el cap enmarcat dins d’un oval orlat de fulles vegetals d’acant. Els cabells semblen recollir-se al clatell en un monyo.

A la part superior hi ha representat el bust d’un militar de molt alta graduació, que segons recull la tradició popular representa el general Baldomer Espartero, personatge molt popular i estimat entre els seguidors de la política lliberal d’aquell temps.

diumenge, 2 de novembre de 2008

EL FORN DE CALÇ D'ESCLANYÀ

Introducció.

Les formacions rocoses de composició calcària, no son especialment abundants al territori municipal de Palafrugell, la potencia de les minses formacions que es donen són escaduseres, no arriben més enllà de ser afloraments insignificants. La roca calcària apareix una mica més abundant al nord de la vila, però ja dins els termes d'Esclanyà, on l'activitat de producció de calç en el passat, no va desaprofitar l'explotació de les formacions que tenien a l'abast.
És important, justament per no abundar gaire als entorns, el forn de calç del camí antic de Palafrugell. En aquesta instal·lació pre-industrial, que es va situar a la vora del camí des d'on tenia un accés fàcil, es produïa artesanament calç viva per calcinació de la pedra. La utilització de la pedra calcinal per a produir calç, era una tècnica prou coneguda des de l'antiguitat, i seria contemporània, si no anterior, a l'explotació del jaciment de la pedrera que existeix en aquest mateix lloc.
La calç era en el passat un conglomerant molt eficaç i un dels components més emprats a la construcció, la seva decadència s'inicià al segle XIX, amb l'aparició del ciment, però sobretot desprès de la Guerra Civil Espanyola.
El turó boscós apareix abans d'arribar al mas de Can Frigolet, a poc mes de dos quilòmetres del centre de Palafrugell, i ha pogut conservat històricament des de l'Edat Mitjana la seva cobertura vegetal precisament per ser un terreny rocallós inaprofitable pel conreu. Les grans rompudes forestals per ampliar les superficies de cultiu que tants boscos van esquinçar en el passat, van anant definint el paisatge de la màxima utilitat de les terres cultivables fins al mateix perímetre del massís rocós. El turó fou aprofitat també per a fer llenya, i aquesta servia per a alimentar la foguera del forn que havia de cremar durant dies.
La seva explotació com a pedrera està documentada des de finals del segle XVI, però això no significa que l'extracció de pedra d'aquest lloc no comencés molt abans. D'aquí procedia, encara que no exclusivament, una petita part de la pedra que serví per a la construcció de l'església i molts dels altres edificis antics del poble.
Encara que avui dia sigui difícil de poder-ho comprovar, i també gens fàcil d’imaginar, be perquè el rodal estigui tot canviat, be perquè els nostres paràmetres quantitatius siguin molt diferents, el forn va ser construït en un lloc on hi havia a l'abast abundant pedra calcària, i llenya. La pedra s'extreia de les rodalies pels calciners i es transportava amb carretons i carros.
El forn era de propietat particular i d’acord als usos i costums pròpis de l’època, es llogava als grups de calciners que extreien la pedra, la coïen i posteriorment la venien sencera o ja transformada en pols de calç. De vegades era el mateix propietari qui contractava un grup d’homes que l’ajudesin per a produïr una partida de calç. El procés de producció d’una fornada podia durar entre un mes i mes i mig de feina.

El forn de calç d’Esclanyà.

La instal·lació està formada per dos elements perfectament diferenciats. En un primer terme, al costat del camí hi ha l'avançforn, construcció en forma de galeria en volta (5x4m), recolzada sobre dues parets de carreus que alhora servien de contenció pel marge dels costats. Era a través d’aquesta galeria per on s'alimentava de llenya el forn, i s'evacuava la fornada, també podien aixoplugar-se els operaris. Aquesta mena de porxo servia de llenyer durant el procés de formació i de caler un cop produïda la calç. La planta de forma trapezoïdal convergeix visiblement en direcció al forn.
La caldera, queda situada al fons de la galeria, des de la qual s’accedeix a traves de la boca de càrrega, forat on les proporcions de l’amplada s’apropen força a l’alçada (1,70x2,20m), aixó era així per a facilitar el tragí de materials i reduïr alçada d’obertura per donar més capacitat al cup que es formava pel damunt de la volta de fornada.
Durant la construcció, per a situar el vas del forn, es va rebaixar el terreny rocós del marge fins a una cota d’uns 50 cm per sota del nivell del camí, de tal manera que l’olla, on es produeix la combustió, està pràcticament tota ella excavada a la penya. Per sobre del nivell de la roca s’aixeca el cup de forma cònica i construït amb paret de pedra seca; al capdamunt s'obre el forat que rep el nom de boca de l'engolidor o xemeneia (1,00 x1,00m). Les dimensions interiors de la planta fan 6,5x4,5 m. a la base, i 1,5 m. a la xemeneia. La seva alçada és d’uns 5 metres, i els gruixos de paret oscil·len entre els 40 Cm. dels murs de l’avançforn i el 1,65 Cm on s’emboca el forn.

La pedrera.

Resulten visibles encara, molt dissimulades entre la vegetació del turó, les trinxeres d’excavació produïdes a la roca durant les feines d’extracció. Aquests solcs dels voltans, que d’entrada ens poden semblar ridículs, van subministrar el volum de pedra necessari per a l’explotació del forn. A les caves es pot observar la disposició estratificada de la roca sedimentària.
Era en aquest lloc, ben a la vora del forn, on s'iniciava el procés de fabricació de la calç, i el feinatge començava arrencant de la pedrera el volum de roca que s'havia de necessitar en cada fornada.
La feina d’arrencar la pedra era la tasca més pesada i feixuga de tot el procés de producció, per omplir un forn de la capacitat que tenia el d’Esclanyà es trigava de vuit a deu dies treballant amb les eines habituals de l’època, pics, malls i parpalines.
La pedra extreta era apilada i allà mateix es sotmetia a un procés de trencament per tal de reduir la seva mida fins que la roca esmicolada tingués la grandària de cocció adequada.
Un cop fragmentada es transportava fins a l'explanada que hi havia a la part superior del forn. Les pedres eren dipositades a l’entorn de la boca i clasificada per tamany, des d'allà mateix era introduïda al cup fins que aquest era ple, en un procés denominat enfornar.

Enfornar.

L’interior del forn s’ompliria de feixes fins a l’alçada d'un metre i mig aproximadament, els garbons havien de fer de combustible, a sobre de la qual es couria la càrrega de pedres. Avans però s’havia d’omplir de material calis, procés que rep el nom d’enfornar.
Aquesta era una operació complicada, que no podia fer qualsevol, ja que la preparació i ubicació dins el forn s’havia de fer de manera especial i requeria la tècnica d’un expert.
La volta es començava des del cim de la banqueta, una mena de repeu que hi ha al voltant del forn. Primer es posaven els ferros, pedres situades una al costat de l’altre i separades d’un pam a pam i mig de distància; entremig d’aquelles pedres es posaven unes altres que en deien els armadors. Al damunt de la primera filada s’afexia una segonà tirada, i les altres tirades de pedra ja s’anaven situant deixan un cert vol per anar tancant la volta. Quan la volta finalment es tancava, el forn s’acabava d’omplir amb més pedres fins a dalt de tot. Les pedres es disposaven en l’interior amb el criteri de situar les més grosses a sota de tot, reduint progresivament el gruix a mida que s’omplia, de tal manera que les pedres més petites es col·locaven finalment al capdamunt.
Era fonamental deixar entre les pedres uns forats pels que passessin les flames i fesin en conjunt de xemeneia; s’havia de tenir cura no nomès de col·locar ordenadament les pedres per fer una volta resistent, sino tembé que l’escalfor produida pel foc situat a la part baixa del forn, s’extengués entre la massa de pedruscal de manera uniforme. Totes les pedres havien d’entrar en contacte amb les flames i oxidar-se per incandescència de manera uniforme i complerta.
En l'espai vuit que havia quedat per sota de la volta, s'introduïen les feixes de llenya de la primera encesa, es disposaven sobre dues costelles transversals en forma de murets de pedra aixecats fins el nivell de la banqueta. En el fons, a un metre per sota, s’anaven dipositant les cendres.
Per cobrir el forat de la porta s’hi feia la davantera, una mena de paret que tapava la boca del forn. En aquesta davantera s’hi deixava sempre un forat, la boca de càrrega, que era per on s’anava llençant la llenya que alimentava el foc.
Un cop iniciada l’encesa hi havia un parell d’homes que, sense parar mai, dia i nit, en torns de quatre hores, anaven alimentant el forn. Per a fer una cuita de calç, se solien gastar de mil a dues mil feixes de bruc, gatoses i arboç de 30 a 40 kg cada una.

Fer la calç.

Un cop s'iniciava la combustió del forn aquest assolia temperatures entre 800 i 1000 ºC. Durant el procés de cocció que podia durar, sense interrupció, 10 o 15 dies, la fornada de pedra calcària s'havia transformat en calç viva. El procés de transformació de la roca calcària en pedra de calç pot il·lustrar-se segons el següent model:

CaCO3 + Calor = CaO + CO2
Carbonat Càlcic (Pedra Calcària) + Temp. = Òxit de calç (Calç Viva) + diòxit de carboni

La calç viva és molt càustica i te una gran afinitat amb l’aigua. Per al seu ús en construcció la calç es mata afegint-hi aigua, durant el procés d’apagat de la calç en contacte amb l’aigua es transforma la calç viva en hidròxit de carboni, amb una gran producció de calor durant el procés:

CaO + H2O = Ca(OH)2 + Calor
Calç Viva + Aigua = Calç apagada o hidròxit de carboni + Calor

Així s’obté la calç apagada, o calç hidratada. Durant aquest proces es produeix la desintegració ràpida de les pedres, que es dilueixen en l’aigua. Posteriorment, deixant assecar la pasta resultant de l’operació pot obtenir-se calçs en pols.

És sota aquesta forma apagada i en pols que es comercialitza i s’emprà en construcció com a lligant dels morters de calç, que es pasten afegint àrids i aigua a la mescla. Durant la fase de fraguat, augment de la temperatura, la massa repren el CO2 de l’aire i s’endureix tot convertint-se novament en carbonat càlcic.

Ca(OH)2 + CO2 = CaCO3 + H2O
Calç apagada + gas carbònic (Aire) = Carbonat càlcic (CaCO3)

El procés de pastar el morter consisteix en recuperar la duressa original a través de les transformacions efectuades pel calor i l’aigua. L’enduriment final s’aconsegueix per l’acció de l’aire atmosfèric (CO2) sobre el hidròxit de carboni una vegada que la paret ja es feta i es va perdent l’aigua durant la fase del fraguat.

Per saber quan la pedra era cuita s’havia de vigilar el fum. Al començament de la fornada el fum que sortia era molt espès, de color fosc. Avançat el procés, cap al final de l’operació, el fum es tornava groguenc fins quasi desaparèixer. Era l’indicació que calia per deixar d’alimentar la foguera. Desprès de la cocció, en perdre volum, el sostre caia a terra, així la pedra de calç ja estava preparada per a extreure-la.
Un cop el foc s'havia apagat, el forn es tapava durant un parell de dies deixant-lo refredar; en acabar aquest termini, s’anava per treure-la i era carregada en els carros que la duien a destí. Cada carro podia traginar d’una a dues tones de calç.
Per a no descomptar-se, al costat de la porta del forn, hi ha una petita fornícula quadrada, on es posava una pedreta per cada cove que era carregat.
De vegades, quan s’acabava la cuita, se celebrava amb un àpat costejat pel propietari de la fornada.

1.- Nivell superior del Sòl.
2.- Volta
3.- Trasquiles
4.- Encañaderas
5.- Tascons
6.- Repeu o banqueta
7.- Olla
8.- Rebló: Capa de pedres petites, per a guardar l’escalfor.
9.- Cunyó: Era la pedra que tancava la volta. La pedra "clau".
10.- Feixes de bruc.


Usos de la calç.

En una sola fornada, d’aquest forn es treien unes 1.100 ó 1.200 arroves, mesura de l’època, . Si es te en comte que el rendiment de la pedra caliça és del 80%, s’ha de convenir que s’havia de traginat aproximadament 15 Tn. de pedra per fornada. Donat que la massa volúmica de la caliça és de 2400 kg/m3 es precisaven 6,25 m3 de roca, un bon mossec al terreny.

En vist més amunt l’ús que des de molt antic la calç te en la construcció, també en te un ús molt estés per emblanquinar les parets. La calç apagada és una base forta que absorveix amb intensitat l’anhidri carbònic de l’aire, recobrint-se amb una película blanca de carbonat de calç que resulta impermeable a l’aigua.
També hi va haber un temps en el passat que la seva utilització es va extendre en el camp de la higiene i la medicina. En el primer cas com a desinsectant dels arbres, i per evitar la putrefacció de les aigües estancades i també els cadavers de persones i animals durant les grans mortandats, cobrint-se els cosos a les fosses amb calç viva, per evitar així propagacions de malalties infeccioses. En època d’epidèmies també es tractaven amb calç els pous cecs i les materies fecals de les quadres per desinfectar-los.
En el camp de la medicina la calç s’ha emprat abastament per aiaxugar l’aire dels espais tancats, com a pintura antiseptica, desinfectant per la colera, el tifus i altres enfermetats infeccioses. L’aigua de calç es va fer servir en el passat per fer gargares i dissoldre les pseudomembranes de la difteria, per guarir la laringitis, faringitis i amigdalitis. Per via interna s’emprava contra el vòmits i les diarrees, i també com un antiacid. També es tactaven amb calç o qualsevol dels seus preparats el reumatisme, tumor blanc, hidrartrosis i paralisi.
Per altres úsos era un component, amb sofre, sosa i arsènic, d’un depilant molt utilitzat. La calç s’emprà també en el Caustic de Viena, asociada a la potasa i amb el sabó medicinal.
Durant els segles XIX i el XX, s’emprà en procesos industrials com per exemple en la preparació de crisols, com a fundent, en labors metalúrgiques i de alfarería; en la elaboració de productes como la sosa, la potasa, el sucre i l’amoníac; en el curtido de pells; en la obtenció de calç sodada empleada en estudis fisiológics; com materia primera en la fabricació de vidre; en el tractament d’aigues i abocaments industriales; etc. En l’actualitat la calç es continua utilitzant de forma massiva en multitut de processos industrials.

dissabte, 1 de novembre de 2008

La inauguración del Gas-Rico en Palafrugell

"Publicat al diari La Vanguardia el dia 25 d'abril de 1882"
En la estación del ferro-carril de Francia se reunieron á las seis de la mañana de anteayer, varios vocales del Consejo de Administración de la Sociedad general de Alumbrado de España y Portugal entre los que se encontraba el excelentísimo señor don Joaquín de Cabirol, director-gerente, el secretario señor Tort y Martorell y los señores Pons, Badía y otros, y los representantes de la prensa de esta capital, saliendo con algún retraso, en el tren que se dirige á Francia.
A pesar de que habian corrido noticias alarmantes de que habia ocurrido en la provincia de Gerona alguna novedad, emprendimos el viaje plenamente convencidos por las noticias que adquirimos de que eran infundados tales rumores.
Pasada la estación de Tordera dejóse sentir el aire frió que se nota cuando nos aproximamos al Pirineo.
Empezó luego á lloviznar presentándose la atmósfera con evidentes señales de que la lluvia seria nuestra compañera de viaje.
En la estación de Gerona encontramos una numerosa comitiva de la que formaban parte el general López Pinto junto con sus ayudantes, el señor don Ángel Guerra, delegado de Hacienda, y otras personas representantes de corporaciones y periódicos de la localidad de la provincia, notándose la ausencia del señor Gobernador civil de la provincia.
Entre la concurrencia nos cupo la satisfacción de saludar á nuestros estimados amigos y compañeros en la prensa señores Vinardell y Grahit.
Una vez llegados á la estación de Flassá bajamos del tren y tomamos los carruajes que debían conducirnos á Palafrugell. Con nosotros y precediéndonos, marchó á caballo el general López Pinto acompañado de una escolta de caballería.
Seguimos el camino de La Bisbal y aunque persistía la lluvia, el general como buen militar continuó á caballo aguantando el chaparrón.
A las doce llegamos á dicha villa, después de haber tenido ocasión de admirar durante el trayecto recorrido el variado panorama que se estiende á ambos lados de la carretera. La circunstancia de coincidir el dia de nuestro viaje con la concurrida feria que se celebra anualmente el dia de San Jorge en el pueblo de Corsa, hizo que se viera el camino mucho más animado que de costumbre.
La Bisbal es una bonita población que cuenta con 5,000 habitantes y es cabeza de partido. En la fonda de Gorull nos apeamos é inmediatamente se nos sirvió un almuerzo á la catalana, no pudiendo salir después á recorrer la población á causa de que la lluvia continuaba con alguna mayor intensidad.
La villa de La Bisbal será muy en breve de las que, siguiendo los derroteros emprendidos por Palafrugell, instale el alumbrado por Gas Rico.
Pintoresco es el trayecto hasta llegar á Palafrugell. Descúbrense en lontananza las islas Medas, que se elevan como centinelas avanzados de la costa, como asimismo á Torroella de Mongrí y Pals; y Bagur y sus montañas de arena.
Al llegar á Palafrugell fuimos recibidos por numerosa concurrencia que salió á esperarnos á la entrada de la población. Las campanas de la villa dejaban oir prolongados repiques y las músicas recorrían las calles en el momento en que penetramos en la población.
Las autoridades de la villa saludaron á las de la provincia y con ellas nos trasladamos al salón de las Casas Consistoriales.
El aspecto general de la población era extraordinariamente animado; aparecia regocijada cual pueblo que rinde culto á las ideas de progreso y ve por fin colmados uno de sus deseos con la instalación del alumbrado por gas. Esta población es esencialmente industrial; su principal elemento es el corcho y al igual que las de Blanes, Tosa y San Feliu de Guixols, cuenta con numerosas fábricas, que se dedican á la elaboración de los tapones. Como los invitados éramos muchos nos distribuyeron boletas de alojamiento, habiéndonos cabido la suerte á algunos periodistas de alojarnos en la casa del distinguido escritor señor don Miguel Torruella, que con la amabilidad que le distingue y con suma galantería contribuyó á que se nos hiciera más grata nuestra estancia en la pintoresca y liberal villa de Palafrugell.
A las seis estuvimos en la iglesia parroquial, que es de estilo gótico, y en ella pudimos admirar un magnífico altar mayor, muy notable dentro del barroquismo.
Con el Cura-párroco á la cabeza de la comitiva, pasamos al Gasómetro, cuyo edificio consta de tres cuerpos; el de la derecha está destinado á la elaboración, el de la izquierda á Administración y el del centro para depósito.
Bendecidos los aparatos con la solemnidad que el caso requería, el general López Pinto encendió el mechero de la derecha y el señor de Gabiroí el de la izquierda.
El ingeniero Mr. Prevost de Guery, dio amplias explicaciones prácticas del sistema de fabricación, reseñando uno por uno los diversos aparatos que constituyen la fábrica, así como de la práctica de los mismos.
Las luces encendidas brillaban con bastante intensidad, lo cual nos convenció una vez más de las ventajas del gas Rico.
Omitimos esplicar la elaboración del citado gas, porque la Sociedad Nait-Vilaseca y compañía que es la introductora en España del privilegio, instaló recientemente en Blanes una fábrica por el mismo sistema, y de ella nos ocupamos con alguna extensión.
Las principales ventajas del gas Rico, consisten en que su poder luminoso es cuando menos 5 veces mayor que el mejor producido por la hulla y no causa las grandes obstrucciones en las cañerías,contadores, mecheros y aparatos, ofreciendo una verdadera economía sobre toda clase de alumbrado.
Antes de asistir al banquete que estaba preparado en la sala de espectáculos, anexa á las casas consistoriales, tuvimos el gusto de visitar la Academia-colejio del inteligente profesor don Carlos del Corral, quien con suma galantería nos hizo admirar, las dependencias del colegio y los numerosos elementos con que cuenta, armonizados todos con los progresos del arte pedagógico, y obedeciendo á un sistema eminentemente práctico.
Los aparatos, figuras y estampas, álbums, colecciones de objetos, estereotipias, microscopio, y todo responde al verdadero celo que por la enseñanza siente dicho profesor.
En otro número continuaremos esta reseña.
Publicat al diari el dia 26 d'abril de 1882
La inauguración del Gas-Rico en Palafrugell II
Después de haber visitado la Academia-Colegio del señor Corral, nos dirigimos á las Casas Consistoriales, en donde tuvo lugar el banquete.
Ocupaba la presidencia el general López Pinto, el Excmo. señor don Joaquín de Cabirol y el Alcalde de Palafrugell.
Los comensales, en número de 78, fueron colocándose en los sitios que previamente les estaban designados.
Al empezar la comida fuimos agradablemente sorprendidos con la orquesta 4e la villa, que amenizó el acto tocando escogidas y variadas piezas.
Hé aquí el menú de la comida:
Consommé Royal.—Riz á la Palafrugell.—Cotteletes á la Villeroy.—Merlán á la sauce tartare.—Filet á la Gaudart—Jambón de Westfalie.—Didoneaux rotis.
—Bombons glasés.—Patisserie surflne.—Dessert assorti.
Vins.—Jerez marqués de la Mesa.—Saint Julien.—Sauterne Landeu flls.—Champagne.—Café y licores.
Fue servido por el acreditado fondista de esta capital y dueño del gran restaurant de Port-Bou, don José Baque, quien demostró una vez más su acreditada pericia en el arte culinario.
Destapado el champagne, inició los brindis el general López Pinto, dedicándolo á la «Sociedad General de Alumbrado á Palafrugell» y en particular al señor Cabirol y á la prensa, que elogió, escitándola á que procure hacer desaparecer las divisiones de catalanes, valencianos, castellanos, andaluces, etc., para que nos denominemos todos españoles, y terminó brindando por la industria del pais.
El señor Tort y Martorell, secretario de la Sociedad, elogió el gas, cuyo privilegio tiene ahora la «Sociedad General».
Recordó que Barcelona fue la primera población de España que instaló el gas importado de Francia por M. Lebon, y que el catedrático de la Escuela, sostenida por la Junta de comercio consiguió en 1821 iluminar las cátedras de la Lonja en las fiestas celebradas con motivo de la venida del Rey Fernando VII, y que una Real orden de 1834 dispuso que el Ayuntamiento de' Madrid iluminara sus calles con el nuevo fluido y rogó á las demás poblaciones de importancia que siguieran el ejemplo de la corte.
Añadió que el gas-Rico ha operado una verdadera revolución, democratizando el gas porque pudiéndose obtener en condiciones más económicas pueda con mayor facilidad ser instalado sin grandes dispendios en las poblaciones de menor categoría.
Aludió á los inventores señores Rieber ot Grumer y á los importadores señores Nait, Vilaseca y Comp.' Afirmó que la Sociedad está en negociaciones para establecer dicho fluido en Motril, Segovia, Lérida y otras importantes poblaciones y que en el Ferrol se han empezado los trabajos para la instalación del gas por este sistema.
Brindó por Palafrugell, por el Ayuntamiento y por las hermosas de dicha villa cuya belleza resaltará mucho más a la luz del fluido del progreso.
El señor Cascarrosa, socio do la antigua Compañía, brindó por el concurso que ha prestado la prensa á la idea de la asociación, vindicando los méritos de la Sociedad.
El señor Cornet, del Diario de Barcelona, ofreció el concurso de la prensa, y el apoyo á las autoridades, consignando que la prensa catalana auna siempre sus esfuerzos cuando se trata de las grandes manifestaciones del progreso, y porque el sistema protector sea general á todas las provincias de España; se asoció al brindis del señor López Pinto, haciéndolo también por todos los progesos.
El señor Vilaseca, hoy vocal de la Junta Facultativa, después de elogiarlas condiciones favorables del gas-Rico, producto de los hidro-carbonos líquidos, brindó por las Autoridades, junta directiva, Alcalde y demás representantes, dedicando un recuerdo á Blanes, primera población de Cataluña en que se instaló el gas-Rico.
El señor Alcalde, don Martin Nogués, brindó por el Rey, por las Autoridades, por la prensa y los demás asistentes.
El señor Guerra, Delegado de Hacienda en la provincia, demostró su sincero reconocimiento á Palafrugell; habló de cuestiones económicas, de la prensa catalana, manifestó el deseo de que las demás poblaciones sigan el ejemplo de Palafrugell, y brindó por el señor de Cabirol.
•_ Mr. Guery, ingeniero de la sociedad, hizo la historia del gas en general y del Rico en particular, leyendo en francés el brindis pronunciado.
Mr. Angles, citó su colaboración como fabricante de contadores, en las aplicaciones del Gas-Rico, Brindó después el señor Riera y Bertrán, de La Renaixensa, procurando vindicar la acusación que se dirige á Cataluña al calificarla de egoísta y contestando á las afirmaciones hechas por varios oradores sobre la necesidad de que desaparezca lo que resta de las antiguas nacionalidades españolas, y brindó por Palafrugell y por sus adelantos.
El señor Corominas, hijo de la villa, comparó la fiesta celebrada en Palafrugell con el luto que reinaba en España y particularmente en Cataluña, con motivo de las reformas económicas. Recordó que hace doce años, que Palafrugell atraviesa una crisis producida por los considerables perjuicios que irrogó á la industria taponera el tratado de comercio con Bélgica.
Elogió el progreso de Palafrugell brindando por el Ayuntamiento, al que desea sucesores que imiten su conducta. Brindó también por la autoridad militar y por el señor de Cabirol.
Brindaron así mismo: el señor Naít dando las gracias á los concurrentes en nombre de su padre; el señor Chich; el señor Torroella, de ElEco de la provincia de Gerona, por la industria taponera, por Palafrugell, por el Ayuntamiento y por la empresa.
El señor Sagrera, en nombre del «Círculo Palafrugellense», brindó por éste y por el Ayuntamiento.
Don Arturo Vinardell en nombre de El Demócrata y El Constitucional de Gerona por la prensa de que es hijo, por España y por Cataluña y contestó algunas alusiones.
El señor Illescas, de La Correspondencia de Esparta, por la sociedad y por el adelanto de la población, El señor Grau y Prats de El Dia de Madrid, porque sean compensados los desastrosos efectos del tratado franco-español.
El señor Navarro, de La Publicidad, por M. Lebon, por Winson, por la Empresa, por Inglaterra, patria del segundo, y por que las mujeres asistan a banquetes como el que allí se celebraba.
El señor Combas por la unión del capital y el trabajo, la armonía de la prensa catalana y madrileña y por la Sociedad.
. El señor Grahit (don Emilio), por la Económica de Amigos del País, por la instalación del Gas Rico en las demás poblaciones de la provincia y para que se protejan las industrias similares.
El señor Adroher, de El Correo Catalán, por la Empresa y por las autoridades.
El señor Nolla, de la Gaceta, por los brindis anteriores.
El señor Imbert, fabricante de tapones por las mejoras que ha experimentado Palafrugell con la instalación del Gas Rico.
Reasumió los brindis el señor Cabirol dando las gracias en nombre del Consejo de Administración á las autoridades y demás personas que han contribuido á secundar los esfuerzos de la Sociedad y "felicitó al Cabildo municipal.
A! terminar los brindis recorrimos ía población que estaba espléndidamente iluminada.
En la Plaza se bailaban sardanas y en el salón de casa Tarongeta se dio también un baile que fue muy concurrido y en el que las hijas de Palafrugell lucieron primorosos y elegantes trajes que hacian resaltar de un modo notable la belleza que es general en las ampurdanesas.
El baile duró hasta las 3 de la mañana, retiráronse algunos á descansar y con nuestros amigos los señores Riera y Bertrán, Vinardell, Grahit, Torroella y Puig, organizamos una expedición al santuario de San Vicente, en donde contemplamos la salida del sol y visitamos el faro de primer orden que se halla situado cerca del santuario y "á 250'36 metros sobre el nivel del mar.
En el álbum de visita, nuestro amigo el señor Riera y Bertrán consignó la nuestra por medio de una sentida cuarteta pidiendo á San Sebastian que nos conservara el amor á la patria.
El espectáculo que se presentaba á nuestra vista era grandioso; de él quisiéramos hablar, pero por hoy, que nos es imposible hacerlo, diremos que los que deseen conocerlo en todos sus detalles, lo encontrarán descrito con maestría en la obra que el malogrado Piera y el señor Torruella dieron á luz sobre el citado santuario y que fue premiada por la «Asociación literaria de Gerona» en el certamen de 1880.
A las doce emprendimos el regreso, y el general que en esta excursión paremia llevar la vanguardia de la lluvia montó á caballo, y bien pronto un abundante chaparrón caló la ropa del señor López Pinto.Llegados á Flasá nos embarcamos en el tren, regresando á esta ciudad muy complacidos de la expedición, a pesar de que los truenos, la lluvia y el pedrisco fueron nuestros compañeros de viaje.—G. C.

EL VEÏNAT DE VILA-SECA

Vila-seca és un agregat del poble de Palafrugell que evolucionà fins a convertir-se en veïnat i en l’actualitat, degut al creixement urbaní...